Las estrellas de mar

Había una vez… un escritor que vivía en una tranquila playa, cerca de una colonia de pescadores. Todas las mañanas iba a caminar por la orilla del mar para inspirarse y las tardes las concurría en su casa escribiendo. Cierto […]

El pescador

En cierta ocasión un alto ejecutivo estaba paseando por una bonita playa vestido con sus bermudas (de marca), sus gafas de sol (también con marca muy visible), su polo (con mucha marca), su gorra (con marca destacada), su reloj (de […]

Sobre la naturaleza de la mente

En el siglo XIX un gran maestro tenía un discípulo particularmente obtuso. El maestro le enseñaba una y otra vez, tratando de introducirlo a la naturaleza de su mente, sin resultado. Finalmente, un día se enfureció y le dijo:

Sobre los cambios

Estoy escribiendo la historia de mi vida con cada uno de los “hoy.” Me estoy desplazando en la dirección correcta?. Si no, tal vez necesite hacer algunos cambios. No puedo hacer nada para cambiar el pasado, excepto dejar de repetirlo […]

Ver más allá

Dicen que una vez un hombre era perseguido por varios malhechores que querían matarlo. El hombre ingresó a una cueva. Los malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores a la que él se encontraba. Con tal desesperación elevó una […]

 

Una gota hace la diferencia

Había un incendio en un gran bosque de bambú. Se habían formado unas llamaradas impresionantes, de una altura extraordinaria.
Una pequeña ave, muy pequeñita, fue al río, mojó sus alas y regresó sobre el gran incendio, y las empezó a agitar para apagarlo; y volvía a regresar y volvía a ir una y otra vez.

‘, ‘

Los dioses que la observaban, sorprendidos la mandaron a llamar y le dijeron:
Oye, ¿Por qué estás haciendo eso? ¿Cómo es posible? ¿Cómo crees que con esas gotitas de agua puedas tú apagar un incendio de tales dimensiones? Date cuenta: No lo vas a lograr.
Y el ave humildemente contestó:
El bosque me ha dado tanto, le amo tanto… Yo nací en él, este bosque me ha enseñado la naturaleza. Este bosque me ha dado todo lo que soy. Este bosque es mi origen y mi hogar, y me voy a morir lanzando gotitas de amor, aunque no lo pueda apagar.
Los dioses entendieron lo que hacía la pequeña ave y le ayudaron a apagar el incendio.
Cada gotita de agua apacigua un incendio. Para cada acción que emprendamos con amor y entusiasmo, su reflejo será un mejor mañana.
No subestimes las gotas, porque millones de ellas forman un océano. Todo acto que realizamos con amor, regresa a nosotros… multiplicado.

FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:
"Las buenas relaciones se ejemplifican con una buena comunicación
y las tres formas de la comunicación efectiva son clara, limpia y concisa."

(John-Roger, de "Cumplir con tu promesa epiritual")

El árbol de los problemas


Un carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se dañó y le hizo perder una hora de trabajo y después su antiguo camión se negó a arrancar.

‘, ‘Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dió un beso a su esposa. Posteriormente me acompañó hasta el coche.

Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.
"Oh, ese es mi árbol de problemas", contestó

“Sé que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana los recojo otra vez”

”Lo divertido es", dijo sonriendo, "que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior”


Una Frase para acompañarte en la semana
"Cuando llegamos a conocernos, hemos de llegar a amarnos – no solamente esa parte que consideramos positiva, sino todo ello: lo bueno, lo malo, lo claro, lo obscuro, nuestras fortalezas al igual que nuestras debilidades. De hecho, aceptarnos a nosotros mismos es esencial para nuestra salud."

(John-Roger con Paul Kaye, de: ”¿Cómo es Ser Tú?” – + www.msia.org)

Como una taza de café

En una charla de motivación, pronto devino en quejas entre los varios profesionales asistentes, acerca del interminable stress que les producía el trabajo y la vida en general.

El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más ecléctica: de porcelana, plástico, vidrio, cristal -unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras, otras realmente exquisitas…

 

‘, ‘Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café recién preparado.

Cuando lo hubieron hecho, el viejo maestro se aclaró la garganta y con mucha calma y paciencia se dirigió al grupo:

Se habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas se terminaron primero y quedaron pocas de las más sencillas y baratas; lo que es natural, ya que cada quien prefiere lo mejor para sí mismo.

Ésa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos al stress.

Continuó:


– Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café. En verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos.

– Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores.

Después miraron las tazas de los demás.

– Ahora piensen en esto:

– La vida es el café. Los trabajos, el dinero, la posición social, etc. son meras tazas, que le dan forma y soporte a la vida y el tipo de taza que tengamos no define ni cambia realmente la calidad de vida que llevemos.

– A menudo, por concentrarnos sólo en la taza, dejamos de disfrutar el café.

La gente más feliz no es la que tiene lo mejor de todo sino la que hace lo mejor con lo que tiene; así que, recuérdenlo:

Disfruta cada instante de tu vida
No te mortifiques por lo que no tienes o no puedes cambiar.
Ten paz
Invierte en tus activos espírituales.
Haz de tu vida una fiesta cada día.
Visuaza 10 minutos cada día lo bueno que quieres ver en tu vida.
Esfuérzate y trázate metas para que se hagan realidad tus metas.
El resto déjalo a Dios, o a lo que tu creas, o a esa fuerza superior como le quieras llamar.

 


FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:

“Las personas de integridad, parece que tienen incorporada una habilidad para ocuparse de lo que sea que aparezca, mientras se dirigen hacia el éxito. Verás; cuando actúas con integridad, no mientes. Cuando no mientes, no tienes necesidad de recordar. Cuando no tienes nada que recordar, no tienes que guardar tu energía para protegerte, temiendo que te vayan a descubrir y así, tienes acceso a toda tu energía en el momento presente. Cuando tu energía está presente, aquí y ahora, estás en una mejor posición para ocuparte de lo que aparezca. Si lo haces lo suficiente, vas a obtener una cantidad enorme de confianza en ti mismo, a creer en ti, basado en la evidencia empírica: tu vida.

Cuando vives una vida de integridad, tu éxito bien podrá manifestarse en amigos, confianza, admiración, respeto y la habilidad de inspirar a otros.”

(John-Roger, de “Abundancia y Conciencia Superior”. Más detalles y frases gratis, diarias, en tu e-mail en www.msia.org)

El buitre, el murciélago y la abeja


EL BUITRE
Si pones un buitre en un cajón que mida 2 metros x 2 metros y que este completamente abierto por la parte superior, esta ave, a pesar de su habilidad para volar, será un prisionero absoluto.

‘, ‘La razón es que el buitre siempre comienza un vuelo desde el suelo con una carrera de 3 a 4 metros. Sin espacio para correr, como es su hábito, ni siquiera intentara volar sino que quedara prisionero de por vida en una pequeña cárcel sin techo.

El MURCIELAGO:
El murciélago ordinario que vuela por todos lados durante la noche. Una criatura sumamente hábil en el aire, no puede elevarse desde un lugar a nivel del suelo. Si se le coloca en el suelo en un lugar plano, todo lo que puede hacer es arrastrase indefenso y, sin duda, dolorosamente, hasta que alcanza algún sitio ligeramente elevado del cual se pueda lanzar a si mismo hacia el aire. Entonces,
inmediatamente despega rápidamente.

LA ABEJA
La abeja, al ser depositada en un recipiente abierto, permanecerá allí hasta que muera, a menos que sea sacada de allí. Nunca ve la posibilidad de escapar que existe por arriba de ella, sin embargo persiste tratando encontrar alguna forma de escape por los laterales cercanos al fondo. Seguirá buscando una salida donde no existe ninguna, hasta que completamente se destruye a sí misma.

LAS PERSONAS
En muchas formas, somos como el buitre, el murciélago y la abeja obrera. Lidiamos con nuestros problemas y frustraciones, sin nunca darnos cuenta que todo lo que tenemos que hacer es ver hacia arriba. Esa es la respuesta, la ruta de escape y la solución a cualquier problema.

Entonces, sólo mira hacia arriba.

Porque la tristeza mira hacia atrás, la preocupación mira hacia alrededor, ¡pero la Fe mira hacia arriba!


FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:
“No es la carga lo que te destruye,
sino la forma en que la llevas”

(Lena Horne)

Aprendizajes

Un día dando un paseo por el monte, un joven vio, sorprendido, que una pequeña liebre le llevaba comida a un enorme tigre malherido, el cual no podía valerse por sí mismo. Le impresionó tanto al ver este hecho, que regresó al siguiente día para ver si el comportamiento de la liebre era casual o habitual. Con enorme sorpresa pudo comprobar que
la escena se repetía: la liebre dejaba un buen trozo de carne cerca del tigre.

‘, ‘

Pasaron los días y la escena se repitió de un modo idéntico, hasta que el tigre recuperó las fuerzas y pudo buscar la comida por su propia cuenta.
Admirado por la solidaridad y cooperación entre los animales, se dijo:
– "¡No todo está perdido!. Si los animales, que son inferiores a nosotros, son capaces de ayudarse de este modo, mucho más lo haremos las personas".
Y decidió hacer la experiencia: Se tiró al suelo, simulando que estaba herido, y se puso a esperar que pasara alguien y le ayudara.
Pasaron las horas, llegó la noche y nadie se acercó en su ayuda. Estuvo así durante todo el otro día, ya estaba a punto de levantarse, mucho más decepcionado que cuando comenzamos a leer esta historia, con la convicción de que la humanidad no tenía el menor remedio.
Sintió dentro de sí la desesperación del hambriento, la soledad del enfermo, y la tristeza del abandono.
Su corazón estaba devastado. Casi no sentía deseos de levantarse. Entonces allí, en ese instante, escuchó con toda claridad una melodiosa voz, muy dentro de él, que le dijo:
– "Si quieres encontrar a tus semejantes, si quieres sentir que todo ha valido la pena, si quieres seguir creyendo en la humanidad, para encontrar a tus semejantes como hermanos… ¡deja de hacer el papel del tigre… y simplemente, sé la liebre".


Una Frase para acompañarte en la semana
"Si la vida me golpea, como seguramente lo hará,
entonces fijaré yo en qué dirección ha de hacerlo.
Haré que me dé un puntapié hacia adelante"
(Stanley Jones)