Archive for February 24th, 2014

Los prejuicios

Un señor le compró un conejo a sus hijos.

Los hijos del vecino, le pidieron una mascota al padre. El hombre compró un cachorro de pastor alemán.
El vecino exclamó:

– ¡Pero él se comerá a mi conejo!

– De ninguna manera, mi pastor es cachorro. Crecerán juntos, serán amigos. Yo entiendo mucho de animales. No habrá problemas.

Y parece que el dueño del perro tenía razón. Juntos crecieron y amigos se hicieron. Era normal ver al conejo en el patio del perro y al revés. Los niños felices observaban cómo ambos vivían en armonía.

Un viernes el dueño del conejo fue a pasar un fin de semana en la playa con su familia. El domingo, a la tardecita, el dueño del perro y su familia tomaban una merienda, cuando entra el pastor alemán a la cocina.

Traía al conejo entre los dientes, sucio de sangre y tierra… muerto. Casi mataron al perro de tanto agredirlo.

Decía el hombre:
– El vecino tenía razón, ¿y ahora?

La primera reacción fue pegarle al perro, echar el animal como castigo. En unas horas los vecinos iban a llegar.

– ¿Qué hacemos? Todos se miraban. El perro, llorando afuera, lamía sus heridas.

– ¿Pensaron en los niños y en su dolor?

No se sabe exactamente de quién fue la idea, pero dijeron:

– Vamos a bañar al conejo, dejarlo bien limpio, después lo secamos con el secador y lo ponemos en su casita en el patio.

Como el conejo no estaba en muy mal estado, así lo hicieron. ¡Hasta perfume le pusieron al animalito!. Quedó bonito, "parecía vivo", decían los niños. Y allá lo pusieron, con las piernitas cruzadas, como si estuviese durmiendo.

Luego, al llegar los vecinos se sintieron los gritos de los niños. ¡Lo descubrieron! No pasaron ni cinco minutos que el dueño del conejo vino a tocar a la puerta. Blanco, asustado. Parecía que había visto un fantasma.
– ¿Qué pasó? ¿Qué cara es esa?
– El conejo… el conejo…
-¿El conejo qué? ¿Qué tiene el conejo?
– ¡Murió!
– ¿Murió?
– ¡Murió el viernes!
– ¿El viernes?
– ¡Fue antes de que viajáramos, los niños lo enterraron en el fondo del patio!

La historia termina aquí. Lo que ocurrió después no importa. Ni nadie lo sabe. El gran personaje de esta historia es el perro. Imagínense al pobrecito, desde el viernes, buscando en vano por su amigo de la infancia.
Después de mucho olfatear, descubrió el cuerpo enterrado. ¿Qué hace él?

Probablemente con el corazón partido, desentierra al amigo y va a mostrárselo a sus dueños, imaginando poder resucitarlo.

Los hombres tenemos la tendencia a juzgar anticipadamente los acontecimientos sin verificar lo que ocurrió realmente.

¿Cuántas veces sacamos conclusiones equivocadas de las situaciones y nos creemos dueños de la verdad? ¡Qué diferente sería si la irrefrenable tendencia del ser humano a juzgar las acciones de los demás debería ser sometida al propio juicio de quien las ejercita!.

Decimos "esto está bien" ó "esto está mal" ó "esto es bello" ó "esto es feo" sin advertir que todas ellas son sentencias de carácter puramente subjetivo y que sólo responden a nuestra apreciación de la realidad.

Si en lugar de decretar absolutamente que "esto está bien" dijéramos "esto, para mí, está bien", y en lugar de decir "esto es lindo" dijéramos "esto me gusta" estaríamos mostrando una actitud más abierta y admitiendo que esa es nuestra visión de la realidad reconociéndole a los demás el derecho de tener la suya propia, tan válida como la nuestra.

Considera ésto: tener una mente abierta dispuesta a aceptar opiniones diferentes a las nuestras, puede ser, y para muchos es, sin duda, positivo y enriquecedor. Porque muchas veces nos permiten detectar nuestros errores y corregirlos. Y esto se traduce en un mejoramiento de nuestra persona.

Pensemos bien antes de juzgar las acciones de los demás y de emitir juicios sobre las cosas. Y, al mismo tiempo, no dudemos en someter a observación permanente (vigilancia eterna) a nuestros propios pensamientos y actitudes, que nos sirva para depurar todo lo negativo que hay en nosotros.

En cuanto pongamos esto en práctica descubriremos que no tenemos la más mínima autoridad para juzgar.

———————————————————————–

FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:

"El precio de la grandeza
es la responsabilidad"

(Winston Churchill)

Un gran jugador

Un muchacho vivía sólo con su padre. Ambos tenían una relación extraordinaria y muy especial.
El joven pertenecía al equipo de fútbol americano de su colegio. Usualmente no tenía la oportunidadde jugar, bueno, casi nunca. Sin embargo su padre permanecía siempre en las gradas haciéndole compañía.

El joven era el más bajo de la clase cuando comenzó la secundaria e insistía en participar en el equipode fútbol del colegio. Su padre siempre le daba orientación y le explicaba claramente que "él no tenía
que jugar fútbol si no lo deseaba en realidad". Pero el joven amaba el fútbol, no faltaba a una práctica ni a un juego, estaba decidido en dar lo mejor de sí, ¡se sentía felizmente comprometido con el deporte!

Durante su vida en secundaria, lo recordaron como el "calentador de banco", debido a que siempre permanecía sentado. Su padre, con su espíritu de luchador, siempre estaba en las gradas, dándole compañía, palabras de aliento y el mejor apoyo que hijo alguno podría esperar.

Cuando comenzó la Universidad, intentó entrar al equipo de fútbol; todos estaban seguros que no lo lograría. Contra todos los pronósticos, entró al equipo. El entrenador le dio la noticia, admitiendo que lo había aceptado además por como él demostraba entregar su corazón y su alma en cada una de las prácticas y al
mismo tiempo le daba a los demás miembros del equipo el entusiasmo y energía.

La noticia llenó por completo su corazón; entonces, corrió al teléfono más cercano y llamó a su padre,
quien compartió con él la emoción. El hijo enviaba al padre en cada temporada, todas las entradas para que asistiera a los juegos de la Universidad.

El joven atleta era muy persistente, nunca faltó a una práctica ni a un juego durante los 4 años de la Universidad, ¡y eso que nunca tuvo la chance de participar en algún juego!

Era el final de la temporada, y justo unos minutos antes que comenzara el primer juego de las eliminatorias, el entrenador le entregó un telegrama. El joven lo tomó y luego de leerlo, casi murió en el silencio…
Tragó saliva muy fuertemente, y, temblando, le dijo al entrenador:

– "Mi padre murió esta mañana, ¿Hay algún problema si hoy falto al juego?".

El entrenador le abrazó y le dijo "Toma el resto de la semana libre, hijo. Y no se te ocurra venir el sábado".

Llegó el sábado, y el juego no estaba muy bien. En el tercer cuarto, cuando el equipo tenía 10 puntos de desventaja, el joven entró al vestuario y calladamente se colocó el uniforme y corrió hacia donde estaba el entrenador y su equipo, quienes estaban impresionados de ver a su luchador compañero de regreso.

– "Entrenador por favor, permítame jugar… Yo tengo que jugar hoy", imploró el joven.

El entrenador pretendió no escucharle. De ninguna manera el podía permitir que su peor jugador entrara en el cierre de las eliminatorias. Pero el joven insistió tanto, que finalmente el entrenador sintiendo lástima lo aceptó:

– "Bueno hijo, puedes entrar, el campo es todo tuyo".

Minutos después el entrenador, el equipo y el público, no podían creer lo que estaban viendo. El pequeño desconocido, que nunca había participado en un juego, estaba haciendo todo brillantemente, nadie podía detenerlo en el campo, corría fácilmente como toda una estrella.

Su equipo comenzó a ganar, hasta que empató el juego. En los segundos de cierre el muchacho interceptó un pase y corrió todo el campo hasta ganar con un touchdown. La gente que estaba en las gradas gritaba emocionadas, y su equipo lo llevó cargado por todo el campo.

Finalmente, cuando todo terminó, el entrenador notó que el joven estaba sentado calladamente y sólo en una esquina, se acercó y le dijo:

– "Muchacho, ¡no puedo creerlo!, ¡estuviste fantástico! Dime… ¿cómo lo lograste?

El joven miró al entrenador y le dijo:

– "Usted sabe que mi padre murió… pero ¿sabía que mi padre era ciego?

El joven hizo una pausa y trató de sonreír…

– "Mi padre asistió a todos mis juegos, pero hoy era la primera vez que él podía verme jugar. Y yo quise mostrarle que sí podía hacerlo".

Así que recuerda: siempre existe alguien que:
Está muy orgulloso de ti.
Piensa en ti,
Le importas tú.
Te extraña,
Quiere hablarte.
Quisiera estar a tú lado.
Espera que no estes en problemas.
Estar agradecido por el apoyo que le has brindado.
Quisiera sujetar tu mano.
Espera que todas tus cosas resulten bien.
Quiere que te encuentres feliz.
Desea que lo busques.
Quiere darte un regalo.
Quiere abrazarte.
Piensa que tú eres un regalo.
Admira tu fortaleza.
No puede vivir un minuto más sin verte.
Te ama por quien eres.
Te considera un tesoro.
Aprecia que seas su amigo.
Desea conocerte más.
Desea que sepas que siempre estará dispuesto a escucharte.
Quiere escuchar que lo quieres.
Desea compartir contigo sus sueños.
Vive por ti.
Necesita tu apoyo.
Necesita que le creas.
Confía en ti.
Simplemente escucha una canción y te recuerda.
Alguien necesita que le digas que sientes todo esto por el / ella.

———————————————————————–

FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:

"Muchas personas salen y entran de nuestras vidas,
pero solo los amigos verdaderos son los que dejan huellas en nuestros corazones"

Mucho ruido y pocas nueces

¿Has pensado alguna vez cual es la personalidad que reflejas a través de tus palabras?

Cierta mañana , mi padre me invitó a dar un paseo por el bosque. El se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó;

– Además del canto de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa mas?

Agudicé mis oídos y algunos segundos después respondí:

– Estoy escuchando el ruido de una carroza.

– Eso es -dijo mi padre-, se trata de una carroza vacía.

-¿Cómo sabes que es una carroza vacía si aún no la vemos?

– Es muy fácil saber cuando una carroza está vacía, de acuerdo con el sonido que producen sus ruedas : cuanto mas vacía la carroza, mayor es el ruido que hace.

Me convertí en adulto y hasta hoy, cuando veo a una persona hablando demasiado,
interrumpiendo la conversación de todo el mundo, inoportuna, presumiendo de lo que tiene
(y lo mas seguro es que no tenga nada) de sentirse prepotente y haciendo de menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: "Cuánto más vacía la carroza, mayor es el ruido que hace".

———————————————————————–

FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:

"Es justamente la posibilidad de realizar un sueño
lo que hace que la vida sea interesante"

(Paulo Coelho)

El burro y el campesino

Un día, el burro de un campesino se cayó en un pozo. El animal lloró fuertemente por horas, mientras el campesino trataba de sacarlo sin éxito.

Finalmente el campesino decidió que el animal ya estaba viejo, el pozo estaba seco, y necesitaba ser tapado de todas formas y que realmente no valía la pena sacar el burro.Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarlo. Todos tomaron una pala y empezaron a tirar tierra al pozo.

El burro se dió cuenta delo que estaba pasando y lloró desconsoladamente. Luego, para la sorpresa de todos, se tranquilizó.

Después de unas cuantas paladas de tierra, el campesino finalmente miró al fondo del pozo y se sorprendió de lo que vio: Con cada palada de tierra, el burro estaba haciendo algo increíble… Se sacudía la tierra y daba un paso hacia arriba…; y así, una y otra vez, mientras los vecinos seguían echando tierra encima del animal, él se sacudía y daba un paso hacia arriba.

Pronto, todo el mundo vio sorprendido como el burro llegó hasta la boca del pozo, pasó por encima del borde y salió trotando…

Posiblemente, en algún momento, la vida va a tirarte tierra, todo tipo de tierra. El truco para salirse del pozo es sacudírsela y dar un paso hacia arriba. Cada uno de nuestros problemas es un escalón hacia arriba.

———————————————————————–

FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:

Recuerda las seis reglas para ser feliz:

1. Liberar el corazón del odio
2. Liberar la mente de preocupaciones
3. Vivir sencillamente
4. Dar más
5. Esperar menos
6. Tener esperanza

Dos hermanos y un puente

Esta es la historia de dos hermanos que vivieron juntos y en armonía por muchos años.
Ellos estaban en granjas separadas.

Un día tuvieron un conflicto. Comenzó con un pequeño malentendido y fue creciendo hasta que explotó en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas de silencio.

Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis.

Al abrir la puerta, encontró a un hombre con herramientas de carpintero:

– "Estoy buscando trabajo por unos días -dijo-; quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones aquí en su granja y yo pueda ser de ayuda en eso".

"Sí" -respondió el mayor de los hermanos-, tengo un trabajo para usted.

Y explicó:

– “Al otro lado del arroyo, en aquella granja, vive mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros pero él desvió el cauce del arroyo. Él pudo haber hecho esto para enfurecerme,
pero le voy a hacer una mejor".

Y continuó:

– “¿Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al granero? Quiero que construya una cerca de dos metros de alto, no quiero verlo nunca más."

El carpintero le dijo:

– "Creo que comprendo la situación".

El hermano mayor le ayudó al carpintero a reunir todos los materiales y dejó la granja por el resto del día para ir por provisiones al pueblo.

Cerca del ocaso, cuando el granjero regresó, el carpintero justo había terminado su trabajo.
El granjero quedó sorprendido. No había ninguna cerca de dos metros. En su lugar había un puente que unía las dos granjas a través del arroyo. Era una fina pieza de arte, con todo y pasamanos.

En ese momento, su hermano menor, vino desde su granja y abrazando a su hermano mayor le dijo:

– "Eres una gran persona, mira que construir este hermoso puente después de lo que he dicho y hecho…”.

Estaban en su reconciliación los dos hermanos, cuando vieron que el carpintero tomaba sus herramientas.

– "No, espera; quédate unos cuantos, días tengo muchos proyectos para ti", -dijo el hermano mayor al carpintero-.

– "Me gustaría quedarme -respondió el carpintero-, pero tengo muchos puentes por construir…".

Y tú ¿cuál de los personajes eres? ¿Cuántos puentes construyes?

———————————————————————–
FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:

"El éxito requiere entrenamiento, disciplina (entendida como dirección con libertad) y trabajo.
Aunque, si uno no se asusta de estas cosas,
las oportunidades son tan grandes hoy
como lo fueron siempre"

(David Rockefeller)